IZASKUN

Mi sueño siempre fue vivir en el pueblo, en contacto con la naturaleza y lejos de los ruidos y el ajetreo de la ciudad. Ingeniera de profesión, decidí cambiar la oficina por el yoga y crear un espacio en el que poder ayudar a los demás a encontrarse consigo mismos y lograr la paz interior que tanto nos cuesta. Me he formado en Yoga Integral, Yin Yoga, Yoga Infantil y Yoga Prenatal, además de apasionarme el mundo onírico, la Interpretación de Sueños y las energías sutiles; imposición de manos, reiki y trabajar con cristales.